Follow by Email

domingo, 7 de agosto de 2011

¿Vivimos ya en la Postmodernidad?


Toynbee, un filósofo de la Historia en su "A study of history" (1934-1954), empieza a referirse al postmoderno. Federico Onís, en "Antología de la poesía  española e hispano- americana" también emplea el término. Lyotard, un filósofo actual francés, une el inicio de una nueva era postmoderna con los campos nazis de concentración de Auschwitz; otros piensan que la postmodernidad se inicia con la descolonización de los años 50, o con los efectos negativos de la industrialización que da como reacción el acento en cuestiones de Ecología (Los Verdes), o con la revolución estudiantil del 68 , o aún con el Concilio Vaticano II.
El francés Lyotard opina que se empieza a romper la modernidad cuando caen los que llama "Metarelatos" (Métarécits): ciencia, ética, razón, superación personal, perfección, y en su lugar se recomienda regresar al eterno retorno, a  lo igual, a nivelar por abajo,  a la renuncia a los ideales y utopías del Renacimiento, del Arte barroco, de  las filosofías provenientes de la Ilustración y del Romanticismo, o a todos los derivados del Manifiesto comunista. Los fundamentos de la Postmodernidad son la muerte de Dios, la recuperación de todo el hombre, la valoración de lo vital, de lo que se puede experimentar, de lo instintivo, de la razón confusa, de la eliminación del consenso. Se defiende la libertad irrestricta, la autonomía individual frente a la globalización de la historia y de la política. Se habla de la "sinrazón"; en lugar de la Crítica de la razón pura se pone ahora la razón "Cínica". Lyotard llama a lo cotidiano “Pequeños relatos” (Petit récits) Los escépticos, afirma, son los benefactores de la humanidad. Se destruyen los demás “Metarrelatos”, así como Cristianismo, Progreso, Marxismo, Historia, Razón, Orígen, Fundamento, Esencia, Dinámica interna.
La pregunta es: ¿Encontramos rasgos de la Postmodernidad en nuestros comunicadores de Televisión y de Prensa, de Internet y en general de los medios de comunicación social?

No hay comentarios:

Publicar un comentario