Follow by Email

martes, 23 de agosto de 2011

¿Soy yo culpable del dolor?


La causa del sufrimiento o lo que lo acompaña, la causa del mal, es difícil de precisar, el hombre se la pregunta a Dios y con frecuencia reniega de Él porque piensa no encontrar respuesta. En el libro bíblico de Job y en ciertos textos del Antiguo Testamento, la respuesta que se da es que la causa del mal sea la transgresión del orden natural creado por Dios. Sufrimiento y desorden sería lo mismo o al menos el sufrimiento sería causado por el desorden. Esta es la tesis de los amigos que visitan a Job para consolarlo en sus sufrimientos. Dios refuta esta tesis aprobando la inocencia de Job, su sufrimiento queda como misterio: como conclusión podemos decir que no todo sufrimiento viene por una transgresión, éste es una prueba de la justicia de Job Ya en este libro de Job, el sufrimiento aparece como un preanuncio de la Pasión del Señor. En el Antiguo Testamento hay otra idea importante como avance: el sufrimiento es una pena infringida para corregirse, esto es, para que del mal se siga un bien, para la conversión, para la reconstrucción del bien. La única respuesta podrá venir sólo del amor de Dios en la cruz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario