Follow by Email

viernes, 26 de agosto de 2011

¿Descansar el sábado?


Se suelen encontrar las raíces de la celebración del Domingo en la celebración primitiva judía del “Sabbat”. Será interesante ver de dónde y cómo se originó la celebración del sábado judío: en la Revelación sobre la Creación se afirma que todo fue hecho por Dios y "resultó muy bueno". En el estilo literario especial de la narración de la Creación en el libro de Génesis se adopta el esquema temporal de una semana; no en el sentido de un esquema científico de manera que todo haya salido de las manos de Dios en el curso de una semana y con el orden que allí se expresa; sino tratando de comunicar a destinatarios pre-científicos, tribales, con un recurso literario distribuido en las coordenadas de una semana, que Dios creó todo lo existente y con ello se inicia el tiempo. La narración del Génesis no es una lección de Cosmología, sino una Noticia Religiosa Fundamental en la que se afirma sustancialmente que todo se origina de un único Dios Creador; y todos los “dioses” de las culturas circundantes al pueblo judío, a los que se atribuía alguna parte de la Creación, ni son creadores ni siquiera existen; todo ha sido hecho por Iahvé-Elohim, el único Dios verdadero. Siguiendo el recurso literario referido de una semana, Dios descansa el séptimo día, después de que ha terminado la Creación. Pero este antropomorfismo no significa que Dios haya estado cansado y agotado después de haber creado todo, sino que se trata de un descanso contemplativo en el que Dios se manifiesta satisfecho por todo lo bueno que ha hecho. Es un descanso de amor activo que significa el seguir sosteniendo amorosamente la obra de la creación. Es un amor que se describe incluso como un amor nupcial de Dios con la creación a través de la humanidad. Cuando Dios nos habla a su vez del reposo del hombre en el séptimo día, en el sábado, nos habla no solamente del descanso necesario para el hombre, sino de esta contemplación amorosa y agradecida de lo que Dios ha hecho. Más adelante en la Biblia, en el libro del Éxodo, al precepto sabático del descanso contemplativo se liga siempre el "recuerdo", de las demás maravillas que Dios ha hecho con su pueblo, en especial la liberación de Egipto.  El sentido del sábado es así una memoria agradecida de los beneficios recibidos, tanto en la Creación como en las intervenciones de Dios en la historia de su pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario