Follow by Email

sábado, 20 de agosto de 2011

. “Eclipse de Dios”


  Hace un par de días que el Papa Benedicto XVI en su visita pastoral a España con ocasión de la Jornada Mundial de la Juventud, ha afirmado que el mundo actual padece un “Eclipse de Dios”. En el presente blog y en el siguiente, vamos a hacer un flash sobre Quién es Dios, para así intentar que vaya pasando este “eclipse”. Por supuesto que reflexionamos sobre puntos muy elementales pero que pueden ayudar a la claridad. Son palabras densas que necesitarían siempre de explicaciones ulteriores.
Dios ha sido entendido como el principio que explica la existencia del universo.  Es un principio personal. Reviste diversas modalidades según las diversas religiones. El Dios revelado en la S. Escritura es algo más que este principio religioso. Dios es el Padre cuyo rostro es el Hijo por el Amor del Espíritu. Se conoce por las dos “misiones”, (envíos) del Hijo y del Espíritu: Es el Dios de la Pascua de Cristo y de la efusión del Espíritu: Cristo muerto y resucitado y la Iglesia convocada por el Espíritu Santo. Es el Dios de  la Alianza. La Alianza lleva consigo tres elementos: la elección, el contrato y las promesas. En el Antiguo Testamento Dios no tiene ni rostro ni voz. Su voz es la de sus enviados. Su nombre “Iahvé”, significa “es el que es y el que será”. En el Nuevo Testamento, tiene voz y rostro: Jesús de Nazaret. El contrato del Antiguo Testamento exigía una conducta de fidelidad las tablas de la ley. En el Nuevo Testamento, el contrato es el seguimiento de Cristo mediante la unión a Él en plena solidaridad con su muerte y resurrección. Dios es el Padre cuyo rostro es el Hijo que podemos conocer por el Amor del Espíritu Santo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario