Follow by Email

sábado, 27 de agosto de 2011

¿Sábado o Domingo?


El Antiguo Testamento es un preludio del Nuevo. No es de extrañar que habiendo resucitado Cristo un día domingo, el reposo sabático y su celebración se haya “asumido” en el domingo, día de la nueva Creación. El domingo es el día de la resurrección del Señor, Evento atestiguado históricamente, que se capta por la fe. El domingo es la "Pascua de la Semana". Es el día del Señor, que según un autor del siglo IV se vuelve "el Señor de los días". Es un tiempo especial. Cristo es el Señor de los tiempos, cada semana intensifica su tiempo en el domingo. El domingo, "Día del Señor", es también "Día de Cristo" y "Día del Espíritu". Se toman en cuenta los elementos celebrativos de las religiones y culturas cósmicas, porque el domingo se entiende como el día de la luz, del sol y del fuego, es el día de la nueva Creación. El domingo aparece como el día primero de la semana, evoca así el primero de la Creación en el que Dios crea la luz. Cristo en su resurrección es la luz. En las culturas cósmicas el día primero de la semana es el día del sol. Cristo es el sol que ilumina a todo hombre que viene a este mundo. Es el día de la nueva Creación en que todo se ilumina por el potente sol que es la resurrección del Señor. El domingo también se entiende como el último día de la semana, como el octavo día, en este sentido es la culminación de la historia, del desarrollo de la naturaleza por la técnica y las ciencias y su continuación en el fuego nuevo de Pentecostés donde el Espíritu nos une con Cristo resucitado y nos hace ya pregustar la vida futura. No nos encontramos fuera de la cultura actual sino en su perfeccionamiento. Así también el domingo es el día del Espíritu, en el que el Amor del Espíritu Santo acompaña al cristiano y lo lleva a la perfección del domingo pleno al final de los tiempos. El reposo dominical es participar en el descanso contemplativo en el que Dios se manifiesta satisfecho por la antigua y la nueva Creación de la humanidad en su progreso incesante, en Cristo resucitado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario