Follow by Email

jueves, 11 de agosto de 2011

¿Cuál es la auténtica cultura?


La cultura enriquece al que nace antes de ser enriquecida por él Esto es, la cultura de una comunidad humana dada es un lugar de interacción en la que los hombres ejercen unos sobre otros una influencia recíproca y contribuyen así a su común humanización. De acuerdo a la Constitución Pastoral del Concilio Vaticano II, “Guadium et Spes”, 53, la cultura no es única, ni hay un modelo (la occidental) a la que las demás culturas deban conformarse. Hay que evitar el Culturalismo según el cual el hombre, carente hoy de identidad, busca  y se encierra en el pasado del mundo y su sistema de relaciones sociales, sus hábitos y creencias, sus reacciones espontáneas y su manera original de trabajar y comunicarse. Esto suele suceder con ciertos movimientos indigenistas en México en los que aun religiosamente se busca la propia identidad mexicana.  La cultura es la mentalidad específica que adquiere una persona identificándose conscientemente o no con una comunidad humana con su patrimonio trasmitido de generación en generación. La persona llega a cierta plenitud hasta que se insiere armoniosamente en el patrimonio cultural de su propia comunidad. Esta comunión se ejerce en profundidad, al nivel de arquetipos del pensamiento y de conducta. Permite a cada hombre no ser un individuo aislado, sino una persona en comunión con sus semejantes, miembro de una comunidad construida sobre sus  fundamentos permanentes que llamamos raíces culturales. Patrimonio y tradición, la cultura no es por tanto una realidad estática, sino que  se encuentra siempre en movimiento, proyectada al devenir constituye la atmósfera, el medio en el que se nace, se desarrolla, se manifiesta y muere todo hombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario