Follow by Email

viernes, 19 de agosto de 2011

¡Cuidado con la globalización!


La globalización junto con sus grandes beneficios, no ha dejado de producir efectos perversos: Pobres más pobres y ricos más ricos en los diversos países, especialmente al sur del mundo. El problema es que el libre mercado dejado a sí mismo sin una ética especial es perverso. En cada nación la política debe ser la encargada de llevar a cabo esta moción ética promoviendo mediante la Economía el bien común. Pero en el plano internacional y mundial no existe aún un verdadero poder político que pueda hacerlo. Se necesitaría un poder político democrático en el que la globalización económica pudiera converger en el bien común mundial. Hay un intento para ello en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lo que se ha llamado  "Global Governance": una globalización con rostro humano. Se impone en la ONU una ética humana, pero en realidad este intento de la "Global Governance" no ha tenido efectos en los decisivos Organismos mundiales tales como el Banco mundial, la Organización Mundial del Comercio y el Fondo Monetario Internacional. Debemos luchar  por crear consciencia de la responsabilidad mundial a este respecto, incluso para poder atajar tantas crisis económicas que afligen nuestras naciones. Mientras que la globalización se rija solamente por criterios económicos, caerá en las garras del egoísmo de la ganancia capitalista desenfrenada, medida por la capacidad (o rapacidad) económica de los países productores y consumidores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario