Follow by Email

miércoles, 20 de julio de 2011

¿Debo seguir siempre mi conciencia?


"La formación de la conciencia propia es un deber fundamental. La razón es muy simple: Nuestra conciencia puede errar. Y cuando el error prevalece sobre ella se convierte en la causa del daño mas grande para la persona humana...". "Es a través de la Iglesia como la conciencia moral de una persona crece y madura; la Iglesia la ayuda a evitar el `ir y venir con cada viento doctrinal, por la astucia de los hombres'. La Iglesia en realidad es el pilar y defensa de la verdad' (1 Ti 3:15). La fidelidad al Magisterio de la Iglesia por lo tanto, evita que la conciencia moral se desvíe de la verdad sobre el bien del hombre.". "...el peregrinaje hacia una conciencia moral madura no puede ni siquiera comenzar, si el espíritu no está librede una enfermedad mortal muy difundida hoy en día: la indiferencia a la verdad..."Si un ser humano es indiferente a la verdad...ni siquiera pensará en el desarrollo de su conciencia y terminará tarde o temprano confundiendo la fidelidad a su conciencia con la adherencia a cualquier opinión personal de la mayoría".  "No es suficiente, por lo tanto, decirle al hombre: `Sigue siempre tu conciencia'. Es necesario añadir inmediatamente y siempre: Pregúntate a ti mismo si tu  conciencia te está diciendo la verdad o algo falso, y busca incansablemente la verdad'. Si no hiciéramos esta clarificación necesaria, el hombre se arriesgaría a encontrar en su conciencia una fuerza que es destructora de su verdadera humanidad, en vez del lugar santo donde Dios le revela a él su verdadero bien".





No hay comentarios:

Publicar un comentario