Follow by Email

martes, 19 de julio de 2011

Alcoholismo, Tabaquismo y Droga.


La Dependencia psico-farmacológica es una condición que consiste en habituarse al consumo de una sustancia que el organismo va a necesitar incoerciblemente y cuya privación puede ocasionar turbaciones psico-físicas. Se origina por crisis de valores y sentidos. No se legitima por pretender ser más eficientes con su consumo en alguna cantidad. Señalamos a continuación tres  dependencias:

 ALCOHOLISMO: Su   uso moderado es alimento, su abuso es enfermedad. Su tratamiento conlleva medicina, decisión, fuerza de voluntad, solidaridad y fe.
TABAQUISMO: es nocivo para la salud. Destruye los alveolos del pulmón y causa la muerte tantas veces por enfisema pulmonar y cáncer. Se combate, en cierta forma, como la dependencia anterior.  
LA DROGA: Es consecuencia de la irresponsabilidad, de la contestación apriorística, del masoquismo. Genera suicidios, cae en el nihilismo: se prefiere la nada de la muerte al todo de la vida; la inmoralidad a la libertad de la persona; se piensa como una liberación del complejo de culpa. Es una de las causas principales del crimen organizado. Su desintoxicación exige fe y medicina; lleva consigo dar el sentido de la existencia, exige comprensión, hacer al sujeto activo, entender que el derecho a la vida no admite la libertad de drogarse. La distinción entre drogas fuertes y ligeras y la licitud del consumo de las ligeras es una posición equivocada. El consumo de las ligeras lleva paulatinamente al consumo de las fuertes. La droga no se vence con la droga. El consumo de ciertos estupefacientes en el campo médico como analgésicos, sí es legítimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario